UN VIAJE SIN CORRE CORRE, NO ES VIAJE...

En mi último articulo ya les había contado cómo comenzó mi viaje de Madeira hacia Lisboa, donde dormí una noche para al día siguiente salir destino Panamá haciendo escala en Madrid.


Pues acá les continúo el cuento, en Lisboa me levanté bien temprano porque el chofer me dijo que necesitaba estar tres horas antes en el aeropuerto para hacer un vuelo internacional. Cuando llegué al aeropuerto resulta que con tan sólo dos horas antes era suficiente. Me encuentro con el counter aún cerrado, con dos niños y cuatro maletas analizando qué hacer. Volteo hacia mi derecha y consigo un café para hacer tiempo y darle desayuno a los niñitos antes de comenzar la travesía.




Pasada una hora, abre el counter y puedo realizar el checking. Me pidieron el certificado vacunación, prueba negativa PCR de COVID, certificado de salud de Madrid y el certificado de salud para poder entrar en Panamá. Después de dar todos los documentos y poder dejar las maletas pasamos a inmigración. Todo súper bien en Lisboa, el vuelo a Madrid, me pareció muy rápido.


Ya en Madrid, todo comienza a cambiar, cuando me estoy bajando del avión, me informan que mi siguiente vuelo sale en aproximadamente 45 minutos. Y que para dicho vuelo tenía que ir hacia el otro terminal...

- “Chevere!” Respondo yo, muy feliz... muy ingenua.

- “Camina hacia dónde dice conexión de vuelo A o B”, responde la aeromoza.


Seguidamente levantó la mirada y me percató que ambas sitios quedan a aproximadamente 30 y 35 minutos caminando respectivamente.


PROHIBIDO OLVIDAR QUE ESTOY CON DOS NIÑOS….


Comienza correr con ellos, Pasando entre la gente como una loca desaforada.

Tras pasar unos minutos los niños comienzan a quejarse.

Les invento un juego de persecución para mantenerlos motivados.

Sigo corriendo como una loca.

De repente pasamos por un Burger King y comienzan a decirme que tienen hambre. Les juro que se me pasó por la cabeza pararme a comprarles algo de comer, pero en ese momento algo me dijo "primero encuentra adonde tienes que llegar para saber si realmente tienes tiempo de hacer lo que estás pensando hacer". Y seguí...


Continúa mi travesía, segunda sorpresa de la noche hay un puesto de inmigración que tiene aproximadamente unas 300 personas haciendo cola para entrar. Estresada, asustada, nerviosa me acerco un policía, mostrándole mi boarding pass para pedirle su ayuda.

“sinceramente no me va a dar tiempo de llegar a mi vuelo por favor me podrías ayudar para pasar inmigración lo más rápido” le digo.


A lo que él respondió:

- “ yo no te puedo ayudar, habla con las personas a ver si te dan paso”


- “No me puedes ayudar?? Eres policía!!! obviamente creo que eres la persona que está destinada a ayudar a cualquier persona” le dije.


Se volteó y me dejó hablando sola.


En ese momento tenía tres opciones:.


1.- Ponerme a pelear con él y, probablemente, terminar presa.

2.- Quedarme haciendo la cola y perder el vuelo.

3.- Comenzar a mostrar mi boarding pass y pasar por esa cola como una loca desaforada.

ADIVINEN QUE?...

...Obviamente, opte por las opcion tres.

Me bañe en mantequilla para que todo me resbalara, y comencé a decir “mi vuelo sale en 20 minutos, por favor, puedo pasar!?”.

Me hubiese encantado que alguien me grabara…. jajaja, LA LOCA!!! 😂


Todo el mundo súper solidario me dejó pasar.

Pase de migración, corrí un poco más y llegue al la puerta de entrada del vuelo que estaba casi por cerrar.

LO LOGRÉ !!!!

ME MONTE EN MI AVIÓN A PANAMÁ!!!


En ese momento, yo, tan feliz y realizada; pensando que lo peor ya había pasado.... Que equivocada estaba... Sólo estaba comenzando….



65 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 
b6105ac6-15f5-4224-9718-1229fb9e3c4e_edited.jpg

Bienvenida a 
Karla2 En Letras

Mi forma de drenar